" Pacta sunt servanda " Lo pactado obliga.

sábado, 11 de febrero de 2012

José Carlos Díez

Me gusta escuchar - leer a José Carlos Díez. Aqui os dejo un artículo que escribe sobre la última reforma laboral.... que os aproveche.

Efectivamente como anticipó el ministro de economía en Bruselas la reforma del mercado de trabajo ha sido más agresiva de lo que esperaba este economista observador. No sé si lo suficientemente agresiva para impresionar al Comisario Rehn que ha impuesto a Portugal un coste de despido procedente de 10 días por año trabajado, 20 días por despido improcedente, reducción de días de vacaciones, eliminación de una paga extra, etc pero si mucho más agresiva para el estadio anterior de nuestro marco laboral en nuestra querida España.


Si pinchas aquí accederás a una guía del funcionamiento de nuestro mercado de trabajo donde se explican las principales disfunciones. El principal problema es la dualidad entre temporales e indefinidos por un exceso de protección los últimos y una falta de protección también excesiva de los primeros. La nueva reforma reduce significativamente los costes de despido de los indefinidos pero mantiene la excesiva desprotección de los temporales por lo que la dualidad disminuirá pero seguirá siendo una disfunción de nuestro mercado de trabajo en el futuro.
La reducción del coste de despido improcedente a 33 días y 24 meses nos mantiene por encima de la OCDE pero muy por debajo de Alemania que tiene una tasa de paro del 7%. Por lo tanto, es evidente que nuestros costes de despido eran muy elevados pero no es tan evidente que sean la causa de nuestra elevada tasa de paro.
El mayor big bang de la reforma es la definición de causas objetivas en nueve meses de caída de ventas. Esto implica que la mayoría de empresas en 2012 desde el banco de Santander hasta la pequeña tienda con un solo dependiente podrá despedir con 20 días por año trabajado y un máximo de 12 meses.
El mercado de trabajo es como un hall de un aeropuerto, tiene una entrada y una salida. La condiciones de entrada no cambian con la nueva reforma, salvo para jóvenes y parados de larga duración, pero se han hecho más grandes las puertas de evacuación de la salida. En medio de una recesión lo normal es que esto suponga una intensa destrucción de empleo de trabajadores indefinidos con elevados salarios por trabajadores jóvenes con bajos salarios y encima subvencionados. La tasa de entrada está relacionada con las ventas y el ciclo económico y está prácticamente cerrada en nuestra querida España por lo que abrir la salida supondrá que habrá mucha menos gente en el hall, o sea mucha menos gente ocupada. Esto supone aumentar la incertidumbre sobre tu renta permanente y cómo nos enseñó Milton Friedman aumentará el ahorro por motivo precaucación, reduciendo el consumo, profundizando la recesión y aumentando la destrucción de empleo.
En negociación colectiva se prima el convenio de empresa sobre el resto por lo que se cambia radicalmente las relaciones laborales de los últimos 30 años reduciendo el poder de negociación de los agentes sociales y pasamos a un nuevo régimen que el tiempo dirá como sedimenta y cuales serán sus efectos sobre el mercado de trabajo, los salarios y la distribución de la renta. En los países donde se ha hecho, el peso de los salarios en el PIB ha caído significativamente.
Se elimina la autorización administrativa para solicitar un ERE de ajuste de empleo por lo que se facilita a las pymes su solicitud. Esto elimina el incentivo a la negociación previa por parte de la empresa pero lo que si el trabajador ve vulnerados sus derechos se verá obligado a acudir al juez. Judicializar siempre aumenta los costes de fricción y también el gasto público por lo que también habrá que esperar a ver los efectos de esta medida.
Subvencionar la contratación de jóvenes y parados de larga duración era una medida necesaria y que defendieron los dos grandes partidos en la campaña. Esta es la única medida que incentiva la contratación, ahora sólo falta acabar con la recesión y reactivar las ventas de nuestras empresas. No obstante, llamar a un contrato subvencionado con un año de prueba tras el cual se puede despedir sin coste al trabajador es un eufemismo retórico. La EPA lo contará legalmente como un contrato indefinido y maquillaremos la temporalidad pero lo que habremos hecho es convertir a los indefinidos en temporales.
En definitiva, una profunda reforma del marco laboral en nuestro país con claros y sombras en el que es difícil anticipar el resultado final. No se erradica la dualidad y se limita el despido improcedente a las épocas de expansión económica ya que en las recesiones las empresas podrán despedir por causas objetivas con la mitad de costes. Rajoy se negó a apoyar la reforma anterior porque reducía el coste de despido y en la campaña negó que fuera a reducirlos si gobernara. San Pedro negó tres veces a Cristo. Rajoy dijo que no subiría los impuestos y ha hecho la mayor subida del IRPF desde 1977, dijo que no habría ni un euro para la banca y ha ampliado en 5.000 millones el capital del FROB y dijo que no bajaría los costes de despido y ha hecho de nuevo la mayor rebaja desde la segunda república. No está mal para llevar dos meses gobernando.